29 de agosto de 2007

El ensueño de un viaje - L´Atalante (1934)

Juliette (Dita Parlo) y Jean (Jean Dasté) acaban de casarse. Él, patrón del barco L´Atalante, debe partir inmediatamente después de la boda, por lo que Juliette también emprende el viaje. Los acompañan El abuelo Jules (Michel Simon), un viejo marinero y un jovencito (Louis Lefebvre), empleados del barco. Jean con todo lo recorrido no se deslumbra con las ciudades, en cambio Juliette que nunca salió de su pueblito en provincia, anhela conocerlas y no sólo apreciarlas desde la embarcación. Esta inquietud de Juliette es avivada por un vendedor y músico ambulante (Gilles Margaritis) que hace que la muchacha deje el barco para dar un paseo nocturno por las calles de París, hecho que despierta los celos del ofendido Jean, quien toma la decisión apresurada de no esperar a Juliette y seguir con su recorrido.


Con el nombre de la heroína de la mitología griega que desafiaba en carreras imposibles a los hombres que la pretendían, L´Atalante se puede resumir en una sola palabra: belleza. Jean Vigo nos entregó la historia de dos personas que se aman y punto. Claro que con lo que esto significa. Todo el proceso de adaptación que involucra la vida en pareja, los primeros desencuentros, los románticos cuchicheos y sonrisas.

Esta trama tan simple se nos presenta con imágenes de una sensibilidad muy delicada, plagadas de lirismo en sus situaciones cotidianas. Los tintes surrealistas son evidentes en el film, pues Vigo se vio influenciado por los primeros trabajos de Buñuel (Un chien andalou, 1929 y L´Age D´Or, 1930), así como por los vanguardistas, considerándosele como uno de los precursores del “realismo poético francés”, movimiento que también tuvo entre sus exponentes a Jean Renoir y René Clair.


Así emprendemos un viaje entre lo realista y lo onírico, entre la crítica social y el romance. Las bellas estampas costumbristas encuentran contraste con las imágenes de obreros que hacen largas filas para optar por un trabajo que escasea, retratando el clima de un París post guerra que aún no se recuperaba.

L´Atalante además está cargada de un erotismo fascinante. Las imágenes de los recién casados mimándose y diciéndose al oído cosas que no escuchamos, pero que por sus rostros podemos intuir que son de lo más íntimas, son deliciosas, destacándose la escena en la que Jean y Juliette, separados ya, sueñan el uno con el otro denotando toda la pasión que se tienen.

Se ha señalado ya que el film cuenta una historia bastante sencilla, por lo que el final no es ninguna sorpresa, sin que esto signifique que disminuya su valor, pues el mérito radica en la forma en que Vigo nos la ha contado, fascinándonos con este viaje ensoñador en el que también son parte muchos gatos, que colaboran a construir las bellas escenas que apreciamos.

Retomando el final que se mencionó. Será el excéntrico abuelo Jules el que se encargue de buscar y hallar a Juliette, a fin de sacar a su jefe del estado depresivo en que se encuentra. Jean por su parte, ya ha comprobado sumergiéndose en el río (tal como le dijera su amada al inicio del film), lo que ya sabe: Juliette es el amor de su vida. Ha logrado verla danzando con su vestido de novia, cuyos velos se confunden con las algas. Por eso la espera animado y ansioso, aunque por orgullo trata de contenerse cuando por fin la tiene delante, no obstante, basta que se acerque un poco para que ambos no puedan evitar ese abrazo sincero que han esperado tanto.

La filmografía de Jean Vigo no es extensa, apenas dos cortos de estilo documental (À propos de Nice, 1930 y Taris, 1931), un mediometraje (Zéro de conduit, 1933) y el que fue su único largometraje L´Atalante de 1934. Y es que la muerte lo alcanzó demasiado pronto. Falleció a los 29 años, víctima de tuberculosis. El dulce rebelde partió sin poder montar su último trabajo y sólo dejando algunas indicaciones, estrenándose una versión muy distinta a la que planeó. En un intento por recuperar el concepto original, se reestrenó en 1940. Sin embargo, no fue hasta después de varias décadas (1990) que se encontró en Inglaterra lo que al parecer es la copia más antigua y cercana a las ideas e indicaciones del realizador, que es la misma que ahora se exhibe y se encuentra además en dvd.

Jean Vigo, vivió poco, sí, pero sólo le bastaron algunos años para mostrar el gran director y poeta de la imagen que era. A nosotros sólo nos queda decir gracias con una venia.

7 comentarios:

dul. dijo...

Uff esa película se cae de fabulosa. Yo no la vi como decís vos como una historia de amor, ni ahí. Creo que había otros enfoques. Pero no sé.

Destaco dos escenas memorables que debe recordar: una, cuando el marinero creo que es, le hace creer al viejo que anda el tocadiscos. Genial. Genial porque yo espectadora también lo creo. Otra la que tiene un fotograma acá: el tipo nadando. In-cre-í-ble.

Y la idea de la mujer como flaneur.
Y los gatos.

Buenísima esta película. Vio cero en conducta? otra maravilla.

Saludos!
dul.

El Glamour de Margo dijo...

Hola Dul:
Gracias por los aportes. L´Atalante como toda gran película se presta a múltiples lecturas. Cada uno la enriquece con su propia mirada.
Lamentablemente, no he visto Cero en Conducta, básicamente porque no he conseguido el dvd aqui en Perú. Sólo he visto algunas escenas que me parecen extraordinarias (como la de los niños con las almohadas de plumas).
Bienvenida dul y Saludos!
Leny

El Glamour de Margo dijo...

Qué curioso! Luego de comentar que no había visto aún Cero en Conducta, me entero que el Cine Arte de San Marcos (mi universidad)va a proyectarla el jueves 13... Estaré ahí de todas maneras!

Anónimo dijo...

Hola:

Preciosa la pelicula L´Atalante, en mi retina se quedo grabada la escena del protagonista nadando en el rio, y los gatos por supuesto.
Si la belleza, asi en abstracto, pudiese representarse de alguna manera, creo que no seria un atardecer, un cuadro, una manzana. Si no un hombre nadando en un rio, el rio de L¨Atalante. Sorry por la emoción, pero para mi esa es La Belleza.
Gracias Margo, por hacerme recordar esa pelicula marvillosa

dul. dijo...

tiene suerte leny

véala como la condición de posibilidad de los 400 golpes y también de crónica de un niño solo, de leonardo favio (2 películas geniales).

después nos cuenta!

saludos
dul.

Llon Campos-Gómez dijo...

Hola soy Jhn Campos Gómez y me he enerado que tú también eres 'postulante' para la APRECI. Siempre he considerado importante conocer a más gente que le apasione este arte masivo, ya que es estimulante y hasta divertido intercambiar opiniones sobre el CINE. Te invito a que visites mi blog lordpolvos.blogspot.com y que me agregues a mi msn john_acg@hotmail.com. Saludos y espero respuesta positiva. hasta luego...

Rafael dijo...

es que es imposible que una película así no conmueva a uno. Mas que un lago, es un poema visual adelantadísimo a su tiempo, pero que sabe mostrar con nuevos ojos algo tan antiguo como inmortal. Luego de verla, uno sólo quiere enamorarse.